Existen tres tipos principales de alambrados. Los primeros son los convencionales, estos son los utilizados normalmente en el campo. Se realizan poniendo postes firmes en las esquinas en donde se tensan hilos que componen las líneas.


En segundo lugar, se encuentran los alambrados suspendidos. Estos son tipos de alambrados más económicos que tienen una estructura firme y tensa. Lo anterior garantiza su total efectividad. Se usan postes iguales que en los alambrados convencionales para su construcción. Posteriormente se reduce la cantidad de hilos de la estructura. Son ideales para lotes con vacas grandes.


Por último, se encuentra el alambrado eléctrico. A éste también se le conoce como boyero. Es una herramienta de control para un ideal pastoreo de vacas.


Te invitamos a solicitar más información para conocer qué tipo de alambrado es el que más se adecua a tus necesidades. Estamos a tu servicio.